Tuesday, July 25, 2006

Fabián Casas


Como un descubrimiento afortunado podría calificar el que hice en días pasados durante el XVI Festival Internacional de Poesía de Medellín. Allí conocí a este encantador hombre y maravilloso poeta: Fabián Casas.

A primera vista parece algo huraño y malgeniado, sin dejar ese atractivo que tienen la mayoría de los exponentes del género masculino de Argentina, pero luego cuando comienza a hablar, su poesía, ese acento dulce, esa forma de arrastrar las "LL"...

Así que luego de escucharlo, al llegar a mi casa, hice algunas llamadas a las principales librerías de mi ciudad y lamentablemente no encontré nada suyo, entonces recurrí a este maravilloso invento llamado internet y encontré algunas cosas muy interesantes como sus publicaciones y unos blogs en donde escribe con mucha regularidad y constancia.

Es por ello que me atrevo a poner aquí algunos escritos suyos, no con el deseo de hacerle fama o publicidad, que ya bastante tiene, sino con esa maravillosa excitación de quien encuentra algo que de verdad le ha gustado, que le ha tocado el alma profundamente.

Para ampliar información sobre Fabián Casas, puede mirarse este link:

http://fabiancasas.tripod.com/index.html
http://fabianteperdona.blogspot.com/
http://www.malelemento.blogspot.com/

4 comments:

GUAGUAU said...

ARRIBA LA POESIA...
HOLA UN CONSEJO EL PRIMERO HABILITA PARA QUE PODANOS COMENTAR NO BLOGGER....
LA POSESIA ES LA PALABRA MAS AMABLE EN TODO MOMENTO...
ABRAZO VIRTUAL

Curly said...

que curriculo academico? me parece que hablas de otra persona...

Silvia Calle said...

Para no incurrir en susceptiblidades y evitar caer en apreciaciones ligeras, corregí lo del currículo académico. Sin embargo, puede mirarse la página de la Revista Prometeo, organizadores del festival de Poesía, a quienes escuché por primera vez hablar de él.
http://www.festivaldepoesiademedellin.org/pub/es/Revista/ultimas_ediciones/index.htm

Luisa said...

Sí, fabián te perdona no es un blog de fabián casas , es de otro casas que no me gusta nada. Yo también me equivoqué.